sábado, 31 de diciembre de 2011

¡¡¡Feliz año!!!

Bueno, amig@s....ya sí que sí, se acaba el 2011.

El año en el que nació mi bebota. El año en el que me volví a enamorar y sentí las maripositas en el estómago mirando a mi pequeña. El año en el que, para bien o para mal, no encontré trabajo y pude estar 24 horas con mi dulce de chocolate. El año en el que los tres formamos una familia numerosa con Homer y Benito. El año en el que Vega me enseñó a ser mejor persona. El año en el que decidí escribir un diario público de mis torpes andanzas como madre. El año en el que descubrí que eso se llamaba blog. El año en el que me convertí en una mamá bloguera. El año en el que aprendí palabras como colecho, portear, crianza con apego. El año en el que decidí criar con sentido común, queriendo a mi hija por encima de todas las cosas. El año en el que conocí a un grupo de taradas que me hizo mucha ilusión y con las que pasé una tarde maravillosa. El año en el que compartí experiencias que me han enriquecido como persona. El año en el que os conocí a vosotr@s.

Os doy las gracias por estar ahí....nunca imaginé el universo paralelo al que me adentraba abriendo un blog. Estoy encantada de teneros ahí.

Os deseo un feliz 2012, rodeados de los que más queréis. Y, que podamos seguir compartiendo experiencias.

Que se cumplan todos vuestros deseos.



jueves, 29 de diciembre de 2011

My WishList Fnac




He vuelto a mi época de estudiante. Con calculadora en mano, me he liado a hacer my wishlist de Fnac para los Reyes, suma por aquí, resta por allá, divide entre 3, prometo poner un par de zapatillas por cada uno de nosotros. Y, este ha sido el resultado: 





Para mi chico:


Para Vega:
Para mí:
Para la casa y sobre todo para que mi espalda no se vea perjudicada: 



TOTAL: 2011,16 €


Confiemos en la bondad de los desconocidos...














miércoles, 21 de diciembre de 2011

Nuestras primeras navidades juntos y lista de propósitos

Pues sí, para mí estas serán las primeras navidades del resto de nuestras vidas. Nunca me han gustado estas fiestas, bueno sí, cuando era pequeña, me encantaba mirar por la ventana y ver a Papá Noel volando con sus renos, mejor dicho, imaginarme a Papá Noel volando con sus renos. Y, la noche de Reyes dejar un vaso de leche para los camellos. Mis amigos dejaban whisky, y yo quería dejar whisky, pero mi padre insistía que a los camellos les gustaba más la leche. Años después comprendí esa insistencia de mi padre para que no dejara bebidas alcohólicas y me decantara por un vasito de leche con galletas, y es que a mi padre le encanta beber leche a cualquier hora, incluso cuando tiene que trasnochar para poner los regalos a sus 3 hijos.

Este año, aunque Vega no se entera de nada, reconozco que me hace ilusión. Y me he prometido, que a partir de ahora viviré la Navidad desde los ojos de mi pequeña, con las mismas ganas y alegría que una niña.

Me vienen a la cabeza mogollón de recuerdos, lo nerviosa que me acostaba esa noche, abrir los regalos con una emoción inmensa y descubrir que era lo que había pedido, jugar al scalextric con mis hermanos, ver como la ventana de la terraza estaba abierta porque se acababa de ir Papá Noel o los Reyes y yo siempre estaba en otro sitio, entonces, mis hermanos me gritaban ¡que se van, que se van! y yo iba corriendo pero no me daba tiempo, estar sentada en el suelo con mi vecino de arriba, que tenía mi edad, viendo la tele y en cada anuncio decir cada vez más alto ¡melopido! ¡melopido!, incluso alguna decepción por pedir varios años una cosa y que nunca llegaba. Si, me tiré años pidiendo una cocinita, y chorrocientas cosas más, pues me traían las chorrocientas cosas pero nunca venía la cocinita, tal es mi obsesión, que juro solemnemente, que en cuanto Vega tenga uso de razón, los Reyes la traerán una cocinita, ¡he dicho! Así que, si ustedes, Sus Majestades de Oriente, estáis leyendo esto, no es una solicitud, es una orden. ¡ Cocinita, cacharritos y punto!

Mis propósitos para el próximo año:


  1. Estar más delgada
  2. Que la gravedad deje de hacer de las suyas. Esto es una petición, no un propósito.
  3. Peinarme cada día, nada de hacerse una coleta y seacabó
  4. No parecer una maruja total
            .
            .
            .
            .
            .

Venga va, en serio....Mmmm...Mmmmmm....es que nunca me he propuesto nada para empezar un nuevo año, así que no se, ¿vosotr@s tenéis propósitos para el nuevo año?

¡Feliz Navidad!

Que el 2012 os traiga muchas alegrías y se cumplan todos vuestros deseos.

Como diría MdP, ¡sean buen@s y felices!

sábado, 10 de diciembre de 2011

Las pasiones de Vega

Desde que Vega tiene libertad de movimiento no hay quien deje nada a su alcance, básicamente su alcance es el suelo y alrededores.

Ella visualiza, enfoca y se lanza a por su objetivo, los cables la encantan, cualquiera que sea su naturaleza, cable de lámpara de mesilla, cable de ordenador, cable de televisión, cable de cargador del móvil. Tú la dices NO y ella se monda de la risa. Estira, estira y los muerde con tanta fuerza que si tuviese más dientes los trituraba, estoy segura.

El cubo de la fregona es otro de sus talismanes, lo ponga donde lo ponga lo encuentra, ¿será el olor?¿el rastro de las ruedas del cubo a modo de caracol? o ¿qué me ve esconderlo?

El bebedero de Homer tiene un imán para ella. Entra en la cocina, que suele tener mierda para aburrir, y no, no es que sea una guarra, pero ¿puede haber una parte de la casa más sucia que la cocina? Retoza por el suelo hasta llegar al plástico de color verde fosforito, esto va a ser la causa de que la llame tanto la atención, y venga a chapotear con la manita.

El teléfono de casa ha pedido una orden de alejamiento, como hizo en su día el televisor de MdB con Cocoliso, porque le mete cada ostiazo contra el suelo, que le quedan pocas caídas de vida. No sabéis cuánto me alegro no tener vecinos abajo, sino, más de una queja hubiésemos tenido. También tiene un pez globo que es el termómetro de la bañera, desde aquí felicitar al fabricante ¿será chino? seguro, todo es Made in China últimamente, porque está a prueba de bombas, ¡cataplaf! contra el suelo.

El recogedor la vuelve loca, ella se arrastra por todo el suelo, hasta llegar al ansiado sujeta mierda, y como se te haya olvidado tirar las porquerías a la basura, da por hecho que acaban en su boca. La fruta no, pero las pelusas o las migajas de los restos de la comida sí. Y, esto me recuerda a la rubia que prueba cagadas de paloma, pero que tampoco muestra estusiasmo por la fruta.

Y ya, su última pasión, son las galletas. Empezó comiendo una. Y ha pasado a devorar galletas cual monstruo azul. Se jala una tras otra sin miramiento. Termina una y dice ¡Maaaaa! mientras mira el armario donde están guardadas o se avalanza directamente a por el paquete si está en la mesa. Si no soy yo la que pone fin, su estomaguito tampoco lo hace.

Parece mentira, dentro de dos días la pequeña Vega cumple 10 meses.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Gateo, mordiscos y lapiceros contra los niños malos

Anoche estuve a punto de agujerearme el brazo con la punta de un lapicero, a modo de tortura china. La morena no quería dormir, pero tampoco quería estar en brazos y tampoco quería estar tranquila en su habitación, ni que la cantara, ni que la hablara...Ella quería retozar por el salón, ¿a las 23:30?
Ayer oficialmente empezó a gatear, bueno a gatear a su manera. Una pierna por delante, la otra por detrás, y con las manos coge impulso.
Así que se pasó el día entero detrás de Homer y Benito para morderlos...¡qué afán!, no entiendo nada, pero ella me mira, se acerca sigilosa al animal, le calza un mordisco y me vuelve a mirar con la boca llena de pelos, dejando entrever su minoritaria dentadura compuesta por 4 dientes y medio, a cada cual más descolocado y sacando una sonrisa que se me enamora el alma. Y, no, no soy una inconsciente que la deje pero si me abalanzo para evitarlo ella lo hace aún más rápido y la causa está perdida. ¿De quién ha aprendido semejante canibalismo?
La solución, decirla un NO rotundo, ella me mira y mientras aprovecho para acercarme rauda y veloz e impedirlo, no siempre lo consigo, claro.

Vega lleva varias noches que la cuesta dormir, ¿serán los dientes?¿será ansiedad por separación?¿será cambios en el sueño?...yo suelo tener mucha paciencia pero hay momentos en el que acabo perdiendo los nervios y la imaginación me juega malas pasadas, me doy cabezazos contra la pared, me tiro por la ventana, doy un manotazo a todos los artículos que decoran la mesa del salón y que caigan al suelo, me clavo un lápiz en el brazo.
Entonces recordé una anécdota de cuando era pequeña, que se me quedó grabada a fuego en la cabeza y por eso mi inconsciente la trajo de vuelta al futuro.
Rondaba yo los 6 años e iba a 1º de EGB, era una niña tímida, aunque cogía confianza rápido. No decía palabrotas porque mis padres me decían que las niñas bonitas no hablaban mal. Un niño me empezó a hacer la vida imposible. Me pegaba y me daba patadas. Cuando escribía, me arreaba codazos para que hiciera rayajos en mi estupendo cuaderno impoluto, que a día de hoy me hubiera encantado conservar. Siempre era mi compañero de mesa, porque al colocarnos en orden alfabético, nos tocaba juntos.


Yo me quejaba a mi madre y mi madre se quejaba a la profesora y la profesora no se quejaba a nadie porque llegué a 2º con el mismo problema, por eso imagino que la profesora no informaba a la madre de ese niño o directamente JJ, así se llamaba el descerebrado, se la repampinflaba  y hacía lo que le salía del bolo.

Cuando me daba una patada, le decía inocente de mí, que no me había dolido para sentirme mejor, pero resulta que el jodío me arreaba otra más fuerte. Así que siempre tenía moratones en las piernas.

Una tarde, ya en 2º de EGB, recuerdo estar dibujando, porque era "hora libre" y estábamos todos en silencio. Él no hacía más que pincharme, darme codazos, quitarme las pinturas que iba a usar, etc...tal fue  la desesperación que la niña buena que tanto había aguantado cogió un lápiz y sin pensárselo se lo clavó al niño en el brazo, debía ser a finales de curso, porque JJ iba en manga corta. Con tan mala suerte que al quitar el lapicero, la punta se quedó incrustada en el antebrazo y JJ empezó a llorar y fue corriendo a la profesora a chivarse. Yo también lloraba, porque me sentía mal y encima tenía que explicar por qué lo había hecho. Nunca más me volvió a pegar, ahí terminó.
A día de hoy recuerdo a JJ, y me encantaría encontrármelo y preguntarle ¿yo te gustaba, verdad, mamón? si la respuesta fuera no, estaría segura que era un maltratador en potencia, qué genio tenía el colega.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Y nos dieron las diez y las once, las doce y la una...

Últimamente, Joaquín Sabina me ayuda a arrancar mis post.
La bebé se cansó de esperar, y es que el horario de papi es una puta mierda, así sin más rodeos.
Dicen que una imagen vale más que mil palabras



miércoles, 9 de noviembre de 2011

El "hit" otoño-invierno y el Sr. Brown

Debo ser honesta, ya no estoy a plan, lo nuestro duró lo que duran dos peces de hielo en un güisqui on the rocks.
Yo soy de esas que o pago para que me digan "usté está gorda y debe hacer dieta" o no lo hago bien. Un día porque es sábado, otro porque no me apetece cocinar y pedimos chino, otra porque hago unas galletas con Lacasitos, receta de Gema, que me salieron fatal a pesar de ser lo más fácil del universo, claro que la huella del pie también era fácil y me salió como el culo, así que, voy a empezar a salir por patas cuando lea la palabra fácil. El caso que sigo sin ponerme los vaqueros, pero algún día llegará el momento.

Ayer creo que sentí vergüenza ajena y tenía la necesidad de contárselo a alguien, la verdad que hablo con Vega pero ella solo me mira y no me dice nada.
Después de ver la serie Crematorio, mi chico se durmió y yo me quedé haciendo zapping por la tv. Entonces dí con el programa"Tú sí que vales" no me gusta, ni lo sigo, pero he de reconocer que cuando cambio de canal y lo veo, siempre me quedo observándolo, será por ver la cara de mi antiguo jefe, o no sé, pero me genera curiosidad......vale, lo confieso, no puedo evitar hacer comentarios a todos y cada uno de los movimientos del Sr Brown, lo veo y pienso "de aquí a nada las navidades, éste se lía la manta a la cabeza y se pone a regalar ordenadores a diestro y siniestro a todos los participantes), y entonces me sale la vena malvada y cuando sale algún jovenzuelo de buen ver digo en alto, "a éste se le calza"...que no, que no!!! que yo no venía a hablar de esto, que me van a vetar en la productora...

A lo que iba, salió un chico, que traía el hit del otoño, yo me hice fans en el momento justo en el que empezó a hacer la coreografía. Se me pararon los pulsos. Encima el jodío dice, "he empezado a prepararme, estoy estudiando Comunicación Audiovisual, José Luis ya te traeré el currículum" Mec..Mec..(sonido de error doble)....primero, mal vas estudiando esa carrera, te lo dice una que escribe en estos momentos, segundo,  nunca y cuando digo nunca, des el currículum al Sr Brown, trabajarás pero no cobrarás...que no, que no!!! que yo no venía a hablar de esto, que me van a vetar en la productora...

Algunas actuaciones son para echar de comer aparte a los responsables de casting. No es la primera vez que se me congela el cerebro. Recuerdo a una pareja de lo más peculiar que decían ser humoristas.
Pa´habernosmuerto. Hasta el publicista abandonó el plató para ir al excusado.
Cuando Risto Mejide incita al Sr Brown para que contrate "si tanto te ha gustado su actuación, contrátalo"....El Sr Brown mira al aspirante y le dice ¡contratado!, entonces se me plantean dos opciones o que el contrato no llegue a existir nunca como los miles de ordenadores que regaló en su día, o que sí exista dicho contrato, y entonces ¡qué dios les coja confesados!...que no, que no!!! que yo no venía a hablar de esto, que me van a vetar en la productora...

Y, entonces sueño con el diario del Sr Brown, donde escribe sus cosas más íntimas, la posibilidad de venderlo a algún programa, editorial o similar, pero no, no, que yo no venía a hablar de esto, que me van a vetar en la productora...

domingo, 30 de octubre de 2011

Si esto no es amor...

Hace unos días que estoy a plan (me encanta esta expresión), todavía me quedaban unos kilitos del embarazo y ver veinte pares de pantalones vaqueros en mi armario y que no me entre ni uno motiva para intentarlo. Así que, sin prisa pero sin pausa dí el pistoletazo de salida junto a mi chico. Él odia las dietas, pero siempre quiere hacerlas. Al tercer día está cabreado porque pasa hambre y deja la dieta. Yo que tengo mucha fuerza de voluntad continúo, pero un día a la semana me lo dejo libre. El viernes para cenar hice tortilla de patata, a mi chico le encanta y estaba de antojo desde que habíamos dejado de comer cosas ricas y pimientos de piquillo rellenos con salsa. Para el sábado había sacado del congelador unas hamburguesas, pero como sobró comida de la noche anterior, se las dejó para cenar.
A las 23:00 del sábado (le tocó currar) me llama para decirme que si la niña no estaba dormida podía ir a por pan de hamburguesas al chino y sacar a Homer, pero Vega ya dormía plácidamente, así que ni saqué al perro ni fuí a por el pan. He aquí mi muestra de amor:
Los míos quedaron parecidos,
pero sólo hice 2 (de un golpe,
podrían abrir la cabeza a cualquiera)
Me meto en San Google y le pregunto ¿cómo se hace pan de hamburguesas?Así que, me ves a mí a las 00:00 liando una en la cocina que pa´qué, harina, agua, sal, leche, un poco de azúcar (me faltaban las pepitas) pero una improvisación, es una improvisación, venga a mezclarlo todo y entonces recuerdo a MdP, su sabio consejo en mi entrada anterior de las manualidades: un poco de harina para que no se pegue, y me pringo toda la mano para que la masa no se descuajaringue, venga a darle forma y saco dos panes de hamburguesas, los meto al horno y llega mi chico, que me mira con cara de TúEstásLocaDeRemate.
El resultado, la verdad, mejor de lo que esperaba, claro que las medidas me las salté por el forro y los panes pesaban un quintal. Hamburguesas de medio kilo. Teniendo en cuenta que mi chico se las comió sin rechistar después de toda mi odisea, y eran casi las 2 de la mañana, el pobre acabó confesando "me duele la tripa".

Nos acostamos, y sobre las 5 aproximadamente, aunque no estoy segura, justo era la noche del cambio de hora, Vega empezó a quejarse y a llorar un poquillo. Lleva unos días así, como rara por las noches. Ella duerme del tirón desde hace meses, pero no sé si los dientes están haciendo de las suyas y se despierta de vez en cuando, quejicosa. Me fuí a su habitación, la intenté calmar, me volví a mi dormitorio, estaba a punto de meterme en la cama cuando volvió a llorar. Regresé y he aquí mi segunda muestra de amor:
Bajé la barandilla de la cuna "Hija, échate a un lado, que allá voy". Ni corta ni perezosa me metí en su cunita y así dormimos hasta las 8 de la mañana (las 9 de antes). Me levanté para prepararla el desayuno, con dolor de cuello y las piernas con el síndrome de turista. Llegué a la cocina de puro milagro, parecía Chiquito de la Calzada en sus tiempos mozos. La dí su bibe y a dormir de nuevo. Pero esta vez, cada una en su cama.

martes, 25 de octubre de 2011

Cagalidades y sirenita al agua

Un regalo muy especial, o eso me parece a mí. Fácil de hacer, un recuerdo para toda la vida. Lo veo en el estante de unas grandes superficies, iba a comprar el regalo de H. El luchador (aprovecho para decir, que está felizmente en casa, con sus padres, y casi con 3 kilos de peso, si no los tiene ya.) y acabo pagando una cosa para el papá de chiquipiturra cuqui.
Abro la caja, leo, releo, vuelvo a releer las 7 líneas escasas que vienen en las instrucciones. Es fácil, lo tengo clarísimo. Me lavo a conciencia las manos, abro la bolsa que contiene una plasta blanca homogénea que hay que amasar, yo que en mi época de estudiante trabajé en tiendas de ropa y no en Telepizza, cojo el rodillo y me pongo a amasar, no rueda, el rodillo se ha llenado de trozos blancos, si lo sigo pasando la pasta se sigue pegando, entonces hago asociación de ideas amasar-manos-anuncio pizza volando de Telepizza, pero el desastre continua, ahora se me pega en las manos, me tiro despegando cachitos un buen rato, Vega se empieza a cabrear porque quiere que la coja y yo con las manos en la masa.
Como el rodillo que adjuntan está inutilizable por la cagada anterior, se me ocurre pillar el rodillo que tengo  yo, cuya diferencia de tamaño es básicamente de 30 centímetros. Así que, ahí estoy yo, dispuesta a aplastar la masa en forma de cuadrado, para poder apoyar la huella de mi bebé.

A la primera me sale fatal, vuelvo a hacer una bola, venga, otra vez más. No me sale cuadrada. Otra vez, pero bueno ¿qué es esto?una astilla del rodillo, me acerco aún más, un pelo de gato incrustado en la masa, pelusillas varias....¿Qué cojones cáspitas he hecho mal, si estoy en superficie limpia y manos lavadas?
Me empiezo a frustrar, si ponía que era fácil. Ya tengo el cuadrado, llega lo mejor, apoyar el pie de Vega. Cojo su pie y sin pensármelo lo planto en la masilla. Ella que no se que tendrá con los pies, que además de que no hay quien la calce, estira los dedos y los separa a más no poder, la huella parecía la zarpa de un minidinosaurio y no la de un bebé de 8 meses. Vuelve con el rodillo para quitar la huella. Así tres veces más ¿Os hago un croqui de la cantidad de mierda que acumuló la plasta u os podéis hacer una idea?
Finalmente conseguí una huella medianamente digna de enmarcar. Vamos, no lo intenté más porque sino la masa se hubiera desintegrado en el espacio.

Después de esta experiencia tan mala con las manualidades, vivo acojonada con la llegada de la asignatura de Plástica en la vida de Vega. Tengo unos años para ir practicando.

Ayer fue el primer día de Vega en natación, le encanta el agua, chapotea, se ríe y se lo pasa genial. Yo me moría de la risa verla con el gorro y el bañador. Es la más pequeña del grupo. Así que, los ejercicios los hacía yo, ella se dedicaba a salpicar de la emoción y a chupar los muñecotes que teníamos que llevar de un lado a otro.
Otro de los ejercicios era pasar por una tabla, bien andando o bien gateando y tirarse con la mamá al agua. Mi cuqui se plantó en la colchoneta y se quedó mirando a todos los presentes. Ni anda ni gatea, así que a volar y al agua.
La clase se terminó jugando al corro de la patata y cuando decíamos "Achupé, achupé, sentadita me quedé" había que meter la cabeza en el agua, salir y aplaudir. Cuando salió me miraba con cara de qué me has hecho, pero no lloró ni nada.

lunes, 17 de octubre de 2011

Una tarde para adiestrar y consejos útiles para una primeriza

Ayer tuvimos nuestra primera sesión de adiestramiento con Homer. No os había contado nada antes, porque estaba esperando a tener la primera toma de contacto.
El mes pasado me apunté a un concurso en facebook del blog Crecer juntos con arte, en el que publiqué una foto de Homer y Benito juntos y el premio, era un curso de adiestramiento canino. La verdad que no esperaba nada, porque nunca me suele tocar. Así que, fue toda una sorpresa cuando Vale y Antonio se pusieron en contacto conmigo para decirme que había resultado ganadora. Yupiiiiiii!!!! ¿Yooooo? No me lo creía. ¡Qué ilusión!

Pasamos una tarde maravillosa y aunque Homer tiene el melón un poco duro, se que conseguiremos nuestros propósitos.
Si no conocéis el blog os animo a que paséis a echar un vistazo. Valentina, su creadora, es psicóloga y trabaja en grupos con bebes y padres. De hecho organiza talleres, los domingos, en El Retiro y tengo entendido que los peques se lo pasan pipa. El último que ha hecho ha sido ¿A qué puedo jugar con mi hijo para ayudarlo a dejar el pañal? A través de un libro que se titula "Ya he acabado" de Victoria Roberts. Lee Wildish.

Mientras que Antonio daba instrucciones a mi chico de cómo pasear a Homer o conseguir que se siente, Vale y yo íbamos charlando sobre el blog, del mundo subterráneo que hay en internet, del cariño que se os coge sin conoceros en persona y de como hablando con gente, yo por ejemplo, comento algo que he leído en un blog y me miran raro, como pensando "ésta, está tarada".

Al final acabamos en casa, para que Homer no se despistara demasiado con otros perros y atendiera mejor a las indicaciones. Mientras que los chicos estaban en el patio, nosotras pasamos a la habitación de Vega y Valentina me enseñó unos truquillos para favorecer el gateo de la peque, que aunque, ya tiene 8 meses, la tía, es muy comodona y de moverse, ni hablar.

Así que, como véis, no sólo hubo clase para el perro, sino también para una mami primeriza que va aprendiendo poco a poco.

Desde aquí, os doy las gracias!

lunes, 10 de octubre de 2011

Cuando las cosas sencillas, nos hacen tan felices...

Desde luego, año tras año he sido consciente de la equivocación de mi vocación profesional, pero ahora la cosa ha empeorado, porque cada día pienso "joder, qué mala elección hice". No, por nada. A mí, mi trabajo me encanta, bueno, me encantaba. Ahora, como sabéis, soy mamá full time. Pero es que, de repente, me voy conociendo más y digo "coño, de entre las opciones que tenía en mente, podía haber escogido otra" incluso a veces pienso "mecagoentóloquesemenea con lo que me gusta a mí esto o lo otro, ¿por qué nunca se me pasó por la cabeza querer trabajar en eso o en lo otro?

Me desvío del tema, pero es que mi mundo laboral está dando vueltas ¡gira, que te gira, la noria!

El sábado al mediodía cuando mi chico llegó de trabajar nos fuimos a ver a mi abuela, el pueblo es pequeñito. Gente joven básicamente no es que haya mucha, que digamos. Es tranquilo no, lo siguiente. Vamos pa´descansar está de lujo. Cada vez que vamos, yo me harto a hablar con mi abuela y mi chico se lleva un filón de pelis para no aburrirse. Pero este sábado, ya tenía el plan perfecto. Entre las 18:00 y las 23:00 se produjo una lluvia de estrellas de las Dracónidas con mucha intensidad. Siempre me ha gustado el mundo de la astronomía, pero cada día me gusta más. Vega es la quinta estrella más luminosa del cielo nocturno. Y, aunque no sé reconocerla, en noches con cielo despejado miro una y mil veces, porque se que una de ellas es la que da nombre a mi cuqui (ahora, la llamo así y se descojona).
A las 18:00 estaba como una niña pequeña en la noche de reyes tirando de la manga a mi chico para salir con él a ver la lluvia:

Yo: ¡venga, que se van a acabar!
Mi chico: ¡Hasta que no sea de noche no se ve, hasta las 23:00 tienes tiempo!
Yo: Vaaaaaale...

Estuve trasteando hasta que se hizo de noche, hicimos una visita a una amiga de mi abuela y a la vuelta:

Yo: venga, vamos a salir ya...
Mi chico: ¡Vamos a bañar primero a la niña y después salimos!
Yo: Jo, es que tengo ganas de enseñárselas
Mi chico: La niña no entiende y hace frío...
Yo: Vaaaaaaale...

Bañamos a la niña, cenamos nosotros, acostamos a la niña
Yo: ¿Salimos ya? (Sin parar de tirar de la manga)
Mi chico: Me voy a duchar y salimos...
Yo: Jooooo, que me voy a quedar sin verlas!!!!

Se ducha y ya que estamos, pues decido ducharme yo también
Yo: ¿Ahora ya sí?¿Salimos?
Mi chico: ... (Se acomoda en el sillón)
Yo: Jooooo, pues yo me salgo!

Al final me sigue, y por fin salimos. Nos fuimos a una era que estaba oscura, seguí la norma "dar la espalda a la luna" y ahí estaba...todo el cielo repleto de estrellas, ¡guau! y de repente, la primera estrella fugaz, salté de la emoción. Luego otra, otra y otra. Mi chico y yo abrazados, mi cuqui durmiendo plácidamente en su cunita, el silencio, la oscuridad de la noche, las estrellas nos miraban fijamente...¡Qué momentazo!...felicidad suprema multiplicada por mil

jueves, 29 de septiembre de 2011

Será maravilloso, viajar hasta Mallorca...

Ahora sí...se acabaron las vacaciones de verano. Ya lo sé, estamos en otoño, pero nosotros decidimos coger un avión el mismo día que cambiábamos de estación. Y, para ser sincera, lo mejor que hemos hecho. Cero aglomeraciones y buen tiempo sin parecer pollos asados.

El pasado miércoles partimos rumbo Palma de Mallorca, era el primer viaje de Vega en avión. Se portó fenomenal, despegando se quedó frita y casi llegando se despertó y dedicó la mejor de sus sonrisas a los pasajeros colindantes.
El puto coche que alquilamos
Llegamos y alquilamos un coche para toda la semana. Podría despellejar a los rent a car y a todos sus empresarios cabrones que ponen unos precios engaña-guiris, pero no quiero resultar mal hablada, una tiene su reputación, pero......mecagoentodasup**amadre (lo siento, necesitaba sacarlo de mi cuerpo). Miras, comparas, eliges y cuando llega el precio final no se parece en nada a lo que habías visto en un principio. Coche + silla bebé + seguro a todo riesgo + gasolina. Si no contratas el seguro a todo riesgo, te cobran una fianza de 400 euros, el tanque de gasolina son 90 euros ¿?¿¿?¿?¿¿? Perdona, no tengo el carné de camión, con un coche chiquitito me va bien. No, si es un C2...¡la virgen, ¿y el huevo ese gasta casi 100 euros de gasolina?, bueno, tienes la opción de pagar 45 € y devolverlo a la mitad. Aceptas como una gilipollas, y cuando vas a repostar tras entrar en reserva, llenas el depósito con 45 euros, es decir, la misma cantidad que te han cobrado por la mitad de combustible. Se te plantean dos opciones:
- Cuando llegues a devolver el vehículo, les aconsejas que cambien de gasolinera, porque los están estafando.
- Cuando llegues a devolver el vehículo, les pones una hoja de reclamación, porque te están estafando by the face.


La isla, preciosa. Nos encantó. Yo había estado cuando tenía 13 años en el viaje fin de curso de 8º, pero no recuerdo apenas nada, las excursiones que hicimos eran cuevas del drach y ver perlas majoricas, vamos, nada que ver con el planteamiento que teníamos ahora: muchas calas, playita, curvas y paisajes bonitos.

Vega ha pasado la semana un poco extraña, además de tener el culete irritado porque ya no es uno, sino, dos los dientes que asoman, apenas dormía durante el día, así que llegaba destrozada a la hora de la cena. Luego, para dormirse le costaba un poco. Nuestro balcón daba a la piscina y hasta las 23:30 había música, por mucho que cerráramos las ventanas, sonaba dentro la puñetera orquesta que tocaba para 4 señoras que bailaban al son de "no rompas más, mi pobre corazón". Después de dar muchas vueltas, caía rendida hasta las 8 de la mañana que la claridad entraba en la habitación y ya no había manera de seguir durmiendo. ¡Cuánto ha echado de menos su cama y la oscuridad de su habitación!

Durante nuestra estancia allí, también ha aprendido a decir pa papa pa pa papaa. Así que a su padre se le caen los calzones cada vez que la escucha.

En este viaje, chiquipiturra no sólo ha montado por primera vez en avión, sino que también hemos montado en barco, para llegar a una cala muy chula, que por carretera yo me hubiera jiñado (vaya curvas, y qué peligro tienen algunos con el volante en la mano) y en tranvía. Bueno, en éste último ya habíamos montado, porque vivimos en una zona de Madrid que dispone de este medio de transporte, pero no es lo mismo, el tranvía de Soller es vintage y mola más que el que tenemos cerca de casa. Vamos a obviar el precio, porque entonces me caliento.
Así que, teniendo en cuenta, que hace un par de semanitas montamos en tren y metro para ir al Retiro a pasar el día, se puede decir que mi pequeña ha montado en todo menos en autobús (en casa de herrero cuchillo de palo, eso dicen ¿no?) El padre de chiquipiturra trabaja conduciendo autobuses, se cumple el dicho.

Conclusiones de las vacaciones:

Desde el faro de Formentor
- En septiembre es maravilloso viajar (aunque te encuentras con mucha gente del imserso y estás un poco desubicado) Sin embargo, todos están encantados con la bebé y no paran de hacerla carantoñas.
- Sin persianas, Vega no duerme bien.
- Odias a Coyote Dax y su único éxito de ventas.
- Definitivamente te has vuelto una histérica y vas en el coche diciendo "cuidado con ese", "cabrón, no te pegues tanto", "ostias tú, qué velocidad lleva ese", "cuidado con la curva". "Ayy, no vayas tan rápido"
- Mallorca está lleno de alemanes.
- El buffet del hotel te ha hecho engordar casi 4 kilos.
- Odias, incluso más que a Coyote Dax, los rent a car, que intentan engañar a la peña.

Sueños a cumplir tras las vacaciones:

Quiero esto en Madrid
- Que Vega duerma otra vez feliz en su habitación.
- No volver a escuchar "no rompas más, mi pobre corazón" jamás de los jamases.
- Perder los kilos cogidos y alguno más, ya que estamos.
- Montar un negocio en el aeropuerto de Palma de Mallorca: un rent a car, sin timos ni engaños "alemanes y/o turistas en general, venid a mí"
- Consecuencia de la anterior: comprarnos un barquito para acceder a las calas más bonitas de la isla.

La realidad, es que en casa tampoco se está tan mal, que se lo pregunten a mi chiquipiturra.

Home, sweet home.







domingo, 18 de septiembre de 2011

Lo que le queda a una por ver

A veces me pregunto si soy una madre histérica o simplemente me preocupo por mi pequeña. Me considero una persona muy observadora. Antes de ser madre, miraba a mi alrededor y me fijaba en el comportamiento de la gente en general y de las mujeres en particular. Mi único objetivo era aprender de lo que me rodeaba, por ejemplo, si una madre tenía mucha o poca paciencia con sus hijos, su manera de educar, cómo se dirigía hacia ellos, su actitud. Mi propósito era recoger de cada una de ellas, lo que me gustaba, para en un futuro aplicarlo con mis retoños.

Pues, en esta idea preconcebida que me formé en la cabeza, tenía claro, que no quería ser una madre obsesiva, que lo único que saliera de mi boca fuese no, no, no a lo Amy Winehouse. Intentaría comprender  cada momento o situación.

El balance de este fin de semana es un poco dudoso. No se si veo dragones donde no los hay y me he convertido en una madre-negación, intentando que mi hija viva en una burbuja (justo lo que no quería) o si hay cosas que no se deben permitir.

Hemos viajado para ver a la familia, los abuelos llevaban 15 días sin ver a la peque y estaban como locos por achucharla. Además de los tíos y primos.
A mí me gusta respetar los horarios de Vega en cuanto alimentación y sueño. Pero también soy flexible en ocasiones especiales, undevezencuando no hace daño, o eso creo.
El viernes nos levantamos pronto, cogimos carretera y manta hasta que llegamos a nuestro destino. Vega apenas durmió en el camino. Una vez en casa de los abuelos, comida y supuesta siesta. Digo, supuesta, porque entre besos, mimos y arrumacos varios la niña decía que te durmieras tú. Así que salimos a pasear, luego a comprar, nos enredamos un poco y nos dio la hora de la cena. Bañito, bibe y supuestamente a dormir, digo supuestamente porque aunque la niña estaba que se caía de sueño, a la abuela no se le ocurrió otra cosa más que llamar a los tíos, para que vinieran a ver a la nieta antes de que se durmiera ¿a las 21:15?...pero si mañana comemos todos juntos, pensé yo. Sin embargo, diez minutos más tarde se abrió la puerta y recibimos a unos tíos con su hija, a otro tío con su hijo y a otra tía que iba sin hijas. ¡Madre mía, qué capacidad de concentración tiene esta mujer! pensé yo.
La casa tiene tres habitaciones, un salón, una cocina y un baño, todo en 40 metros cuadrados, hago alusión al tamaño y distribución de la casa, para que entendáis que si llegan 6 personas de golpe, más 4 que ya estábamos, aforo petao, si, overbooking, como lo queráis llamar. Vega bebiendo de su bibe abre los ojos por un momento y tiene a un grupo de gente encima suyo voceando de felicidad, como si se hubiesen tragado un altavoz discotequero, olé, olé, olé, chiquipiturra me sugiere que el bibe me lo tome yo, ha empezado la fiesta y ella ya ha acabado su botellón particular, la coge uno, luego otro, después otro, luego vuelve al primero...¡Eo, me la llevo a dormir! Nos metemos en la habitación, y la conversación del salón traspasa los muros, evidentemente, estamos a escasos 15 centímetros. Así que, entre el calor y las voces, ahí no se duerme ni Dios.
Yo, Jezabel, mamá bloguera y mayor de edad, confieso:

  • Que me estresé muchísimo. Sentí impotencia y ganas de gritar ¡Fuera de aquí todo el mundo!Pero respiré hondo, volví a respirar más hondo todavía. Y, tras media hora aproximadamente la niña se durmió, pero los altavoces discotequeros continuaron un ratito más.
El sábado amanecimos sudando como pollos, esto de dormir con la persiana completamente bajada a sabiendas que fuera corre airecito es un sufrimiento. Pero todo sea porque chiquipiturra duerma plácidamente y sin que ningún rayo de luz la moleste.

Desayuno en familia. El día antes la abuela había preparado un brazo de gitano para mojar en el colacao. Parecido al de la foto, pero con el nombre de Vega encima hecho con nata. El abuelo, decide dar un trozo a la niña. Le pido que no le de nada de comer. Apenas llevo un mes introduciendo nuevos alimentos y esto no creo que sea lo más recomendable.

Nos vestimos y vamos a ver a otros familiares, es lo que tiene ir al pueblo, que te pasas un día para saludar a la gente y otro para despedirte de ellos.
Y sobre la 13:00 nos vamos al campo para comer con los tíos altavoces discotequeros del día anterior, abuelos, primos, etc.
Doy de comer a Vega y momento supuesta siesta, digo supuesta porque con el jaleo de niños, mayores y que la casa en la que estamos no hay persianas, Vega no se duerme. Decidimos comer nosotros y después vamos a casa a dormir.
Empieza la barbacoa, choricito, morcilla, panceta, vamos todo en regla. Y, el abuelo decide dar un trozo de panceta a la niña.
Yo, Jezabel, mamá bloguera y mayor de edad, confieso:
  • Quemecagoentóloquesemenea, ¿qué parte no entienden No le des comida a la niña? Me estreso y me siento mal por tener que repetir las cosas sin que me hagan ni puñetero caso.
Nos vamos a dormir la siesta. A las 19:00 estamos de vuelta en el campo. Vega de brazo en brazo. Una de las primas me dice, tu hija es como la moneda de cambio, pasa de mano en mano. Como la enana es una niña muy agradecida, se ríe con cualquiera, no está incómoda con la situación, así que yo disfruto de la tarde. Llega la hora de la cena. No hay baño (haremos una excepción). Me encierro en una habitación para darla su bibe y que no se distraiga con nadie. Está a punto de quedarse dormida, pero en la cama no la podemos dejar, se mueve mucho y podría caerse. En el carro, no la gusta, porque ella duerme boca abajo, así que la cosa está jodida. Vamos a aguantar un poco, es una ocasión especial.
El padre de chiquipiturra me dice que a las 22:00 empieza el fútbol y que lo va a ver. Afuera están jugando a las cartas, todavía no han empezado a preparar la cena. Pienso "pico algo rápido y me voy a casa a que duerma la niña". Mal pensado, porque al padre de chiquipiturra no le parece buena idea.
Cabreado se sale para no ver el partido. La niña vuelve de brazo en brazo, terminamos de cenar. Su padre sigue cabreado, yo flipando por la situación y esperando a que decida cuándo nos vamos a casa. No quiero ser una cagaprisas. Después de un rato, la niña se empieza a mosquear (lógicamente) y la abuela piensa que lo mejor es darla un paseo para que se calle.

Yo, Jezabel, mamá bloguera y mayor de edad, confieso:
    • Que exploté y exigí irnos porque la niña tenía que dormir y no estábamos haciendo nada importante. 



    Evidentemente, la historia acaba con "pollo monumental" con el padre de chiquipiturra que no entiende por qué me pongo así y por qué le doy tanta importancia a determinadas cosas.

    ¿Soy una histérica?¿es normal que un bebé de 7 meses pruebe determinados alimentos?¿Debería ser más tolerante?¿O más flexible en el tema de horarios?

    miércoles, 14 de septiembre de 2011

    Avances emocionantes

    Ainsss...¿pero cómo pasa el tiempo tan rápido?....si es que no corre, vuela!
    Hace algo más de un mes que dice Ma ma, ma má, ma.....evidentemente, saco la fregona y limpio el suelo. Prometo que siempre digo pa pa pa pa, pero ella se ha revelado y ha empezado a decir lo que ha querido. Su padre se cabrea, "hija, tienes que decir pa pa, papá" ella se monda de la risa y emite grititos. Traducción literal "Papi, digo lo que quiero, tú puedes decir misa"

    A veces me da una pena tremenda, porque cuando llora, remata diciendo ma má, ma ma, ma, y yo corro en su búsqueda. ¡Ay, que te como, si me sigues llamando así! entonces cambia el pucherito por una sonrisa tímida, no sabe si seguir llorando o reírse. Pero sigo diciendo tonterías hasta que acabamos tronchándonos las dos. Y, es que no hay nada más bonito, que reír a todas horas con tu pequeña. Nos tiramos en la cama, ella empieza a hacer la croqueta, yo la voy siguiendo, le hago pedorretas, ella intenta agarrarme la nariz, los ojos, la boca, lo que sea, yo siento sus preciosas manos apoyadas en mi rostro y siento una satisfacción gigante, besuqueo cada una de las partes de su cuerpo y es que es adictiva, como el chocolate. Por eso, tenía claro el título de este blog, es y siempre será mi dulce de chocolate.

    También hace ya un mes que empecé con la incorporación de nuevos alimentos. El tema de las verduras lo lleva fenomenal. Se toma cada tanque...que yo misma me sorprendo. Ya ha probado todas las verduras y he empezado a cambiar la carne. Tengo que introducir la ternera y el pavo. Pero estoy segura que seguirá disfrutando y comiendo a las mil maravillas. Aunque últimamente, le ha dado por soplar más y más cuando tiene la boca llena. Conclusión: No gano para poner lavadoras, por consiguiente para planchar, ni para lavarme el pelo, ni para limpiar los suelos y accesorios cercanos que se ven perjudicados con el lanzamiento de puré en todas direcciones. Es un tema pendiente a mejorar.
    Lo que llevamos peor es la fruta. He probado de todo, frutas sueltas, en pareja, todas juntas, con galletas, con cereales, con leche, sin ella. No hay manera. No le gusta la fruta. He probado hasta con potitos, tampoco. Y, no me extraña, porque mira que está mala esa fruta, con las papillas tan buenas que preparamos en casa. Pues no hay manera. El otro día conseguí engañarla poniendo media pera en su papilla de cereales, pero al día siguiente intenté hacer lo mismo con un trocito de melón y me dijo que tururú. No me gusta obligarla a comer, pero sí intento que al menos pruebe un par de cucharadas.


    Hoy he sentido, su primer diente ¡¡¡¡¡¡Siiiiii, habemus diente!!!!.....hace tiempo que todo el mundo me preguntaba por los dientes, tenía la forma, sabía que no tardarían pero no asomaban ni a tiros, hoy he visto un piquito pequeñito, pero pensaba que eran imaginaciones mías, he pasado el dedo, y notaba algo pero seguía sin estar segura. Entonces me acordé del truco que me dijo mi madre "Pon un vaso, o una cuchara en su boca para escuchar el sonido del diente contra ellos"....así que he cogido una cucharita de café, que la encanta jugar con ellas y siiiiiii, ha sonado, ¡pero, qué emoción!....he llamado corriendo a papi para contárselo, el día que haga una representación en el cole o algo similar a mí me da un ictus, no sé si voy a ser capaz de soportar tanta alegría dentro de mí.

    viernes, 9 de septiembre de 2011

    Para los que no os habéis enterado: Trio Living Chicco

    Resulta que cuando me enteré que estaba embarazada, tenía claro que no quería gastarme, ni que la gente se gastase, un dineral en comprar cachivaches que siendo muy útiles no hacía falta invertir demasiado. Uno de ellos fue el carro. Los hay preciosos, con formas aerodinámicas que subliminalmente conviertes a tu hijo en piloto de aviones o algo así. Los hay tríos o dúos (ahora, la experiencia me dice que el dúo es mejor que el trío) pero el desconocimiento y la ignorancia te lleva a pensar que 3 será mejor que 2 (no tienes en cuenta el principio de mejor calidad que cantidad). Hay multitud de marcas y precios, algunos te recuerdan a los carritos antiguos que usabas cuando eras pequeña para llevar a tus muñecos (perdón, ahora no es antiguo, se dice vintage).
    Mis suegros decidieron que ese sería el primer regalo para nuestro bebé. Nosotros elegíamos, ellos pagaban. Todavía no sabíamos el sexo del bebé y como caga prisas fuimos a mirar y mirar. Como ya he dicho, los había de todos los precios, pero prefería uno que me hiciera el servicio sin que les costara un ojo y medio de la cara a los abuelos. Después de requetemirar, encontramos una oferta del trío Living de Chicco, lo habíamos visto en varias tiendas mucho más caro y llegamos a una que costaba casi 100 euros menos, así que sin pensárnoslo, llamamos a los padres de mi chico, les pareció bien el precio, cogimos el color fuego (rojo y gris), por eso de que era un color tanto para niña como para niño y nos lo llevamos a casa.

    En general, el carro estaba bien. El cuco, lo usamos poco, porque la nena era muy larga y enseguida se nos quedó pequeño. La silla del coche, quizás era la peor, iba demasiado encogida, así que nos prestaron otra que iba menos reclinada y más cómoda, y por último la silla de paseo, que la empezó a usar casi con 3 meses. Era bastante cómoda, muy mullidita. Pero con 4 meses ya no cabía. Así como lo cuento. Resulta que llevaba unas orejeras en la parte superior para llevar resguardado al bebé pequeño, pero claro, cuando Vega creció, llevaba los brazos como hacia adelante, porque no entraba. Así que un poco cabreada y pensando que era una estrategia más de Chicco para cambiar a una silla de paseo ligera y que te gastases los cuartos, hice lo propio y cambié a Vega a otra silla que me habían regalado mis compañeros de trabajo (desde aquí, les doy las gracias).

    Harta de ver a niños por la calle en carros que no eran ligeros y mucho más mayores que Vega, no entendía por qué esas orejeras llevaban unos velcros a los lados, pero luego iban cosidas a la funda. Busqué la manera de hacer desaparecer las dichosas orejeras, no había manera, pensé en cortarlas, descoserlas, mil cosas. Hasta que el padre de chiquipiturra me dijo ¿Por qué no buscas en internet a ver si hay alguien en esta situación?Que conste, que como ya he dicho, la silla ya la había destronado y estaba guardada en la buhardilla de mis suegros.
    Entonces, voilà!!....fui a parar a un foro donde una chica comentaba exactamente lo que nos pasaba a nosotros, que su hijo no cabía con muy pocos meses porque esas orejeras no se quitaban. Alguien le aconsejó que llamase a atención al cliente y ella contestó que EFECTIVAMENTE ERA UN FALLO DE FABRICACIÓN. A ver, yo me puse en contacto con Chicco, y ellos nunca reconocen que es un fallo, si no que nuestros niños son muy grandes y entonces necesitan una funda diferente. Una chica muy amable, me dijo que me enviarían una funda totalmente gratuita para poder seguir usando la silla en la mayor brevedad posible (como unos 15 días). Como no tenían del mismo color, por ser otra temporada, me ofrecieron en gris y negro. Por mí, mejor. Y, en 3 días tenía mi funda fantástica en mi casa con capota a juego. Sin coste adicional, ni devolución de la funda con fallo. Me pilló totalmente desprevenida, me habían dicho unos 15 días y en 3, ya estaba en casa. Ahora, parece un carro nuevo. Y, la peque, va muy contenta.

    Así que, informo, por si a alguno os ha pasado lo mismo, que os pongáis en contacto con Chicco, y os harán llegar vuestra funda. Necesitáis mandar una copia del ticket (menos mal que lo guardé), pero si no lo tenéis y lo comentáis, quizás hagan una excepción.

    Pues eso....que Internet, a veces te da hasta soluciones y todo :-D

    sábado, 3 de septiembre de 2011

    Crónica de una boda anunciada: Basado en hechos reales


    15:05 Llego a la peluquería. Planteamos el recogido. Lavado, alisado y venga a poner horquillas hasta que a las 16:30 se termina. El cuello rígido. Mirar a un lado o al otro cuesta. Parece que si haces un ligero movimiento eso se va a descolocar a pesar de las cantidades ingentes de laca que llevas encima. Ahora entiendes por qué las famosas sonríen tanto cuando llevan un moño o similar, lifting gratuito en cuestión de minutos ¡toma estiramiento de piel!

    17:15 Llegamos a casa. Tumbamos a Vega en su cuna para que duerma un ratillo mientras nosotros nos acicalamos. El padre de chiquipiturra saca a Homer antes de todo.

    17:20 Me ducho con un miedo atroz a equivocarme de botón y que el agua salga por el grifo superior. Ahí, viviendo al límite. Consigo mojarme el cuerpo, quedando mi pelo a salvo.

    17:40 Manicura express con un pulso que ni para robar panderetas. La manicura francesa, se ha quedado en la frontera, más versión spanish que franchute. De lejos se disimula, de cerca mejor no mirar.

    17:45 La hora de "pintarme de romana" como diría un antiguo compañero, sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate, un espejo de cristal y mírate, y mírate...

    18:00 Paseo mi cuerpo serrano en paños menores, esperando a que chiquipiturra se despierte y pueda merendar sin lamparón en vestido, no me la juego.

    18:10 Su padre ha preparado la papilla de frutas, yo se la doy. No la convence. Me hace sudar la gota gorda, pero se acaba el cuenco.

    18:20 Mi chico lava a la peque, que se ha puesto perdida de tanto soplar con la boca llena, gracias a esto llevo un par de adornos muy decorativos en el pelo. Pero me viene bien, se me queda el tupé como en la película "Algo pasa con Mary". Menos mal que he sido precavida y no me he vestido.

    18:25 Empiezo a vestirme. Una caló en la habitación que pa´qué. Pon el ventilador que me da un jari. Subo medias, ¿kjskjkjkjs?...(no sé cómo reproducir el sonido cuando te cargas unas medias, pero se que lo tenéis en mente)...hiperventilo, sólo tengo otras, como se me rompan otra vez, me tiro por el balcón que no tengo. Resisten. Vega ya está vestida. Su padre la deja en la cama. Esta vez, la hemos atrincherado, cojines y almohadas por todos lados. Él se pone su traje.

    18: 40 Cogemos todos los preparativos-cena de Vega, su chupete, pañuelito para dormir, etc. Estamos listos!!Vamos al garaje.

    18:45 Conversación de besugos ¿Has cogido el gps? No. Bueno, llevo el móvil. Dame la dirección. Yo no la tengo. ¿No habías cogido tú la invitación? Yo no, pensaba que la habías cogido tú. Subo a por la invitación. Cuando llego de nuevo al garaje, Vega tiene un berrinche porque no quiere sentarse en la silla del coche. Su padre, se pone nervioso, ella todavía más. No hay manera de abrocharla. Le pido que me deje a mí. ¡Noo! Tengo que hacerlo yo, me contesta. Yo, histérica. Nos plantamos en las 18:55 y él quiere atar a la niña sí o sí. Yo, que soy un poco mosca cojonera (no es para menos) relato por lo bajini. Él se gira y me salta No relates, ¿Tienes prisa?Porque yo no.....¿¿¿¿¿Perdonaaaaaa?????...¿¿¿qué parte de que mi amiga se casa a las 7 de la tarde en Madrid no has entendido???....Respiro hondo. Por fin cede. Abrocho a la niña y salimos escopeteados.

    19:25 Llegamos a la puerta de la iglesia. Me bajo del coche para ver a mi amiga que ya está dentro. Cuando está a punto de marcharse se acerca un señor que le pide que baje la ventanilla. Yo con la mala ostia que llevo por el retraso, le digo que no queremos nada. El señor muy amable, me dice que me esté tranquila, que no quiere nada. Simplemente es el guarda-sitio para los coches que vienen a la boda, que si queremos aparcar en la puerta. O_O. ¡Sí, por favor!

    19:30 Por fin, estamos dentro. Hace un calor que no veas. La ceremonia ha empezado a su hora ¿dónde se ha visto una novia tan puntual?pues sí, mi amiga. Vega empieza a hablar. Chilla cuando se calla todo el mundo ¡Qué vergüenza! Nos salimos.

    19:40 Vega se hace caca. Algo que podría haber pasado inadvertido, a no ser porque con las prisas no he recargado pañales en el bolso ¡Qué inoportuna, mi niña!¡Qué desastre de madre!

    20:00 Vemos salir a la novia. Está espectacular. Todo lo que escriba se queda corto. Guapísima. Mucho agobio, todo el mundo los quiere felicitar.

    20:15 Hay algunos bebés de la edad de Vega, podría pedir algún pañal. Su padre dice que ni de coña, que vamos a comprar a la farmacia que está cerca de la iglesia. Conversación surrealista donde las haya: Hola. Tenéis pañales en formato pequeño. ¿De qué talla?Pues de la 3 o de la 4. Pues no, no me quedan. Tengo hasta 5 kilos. No, eso es muy pequeño. Y, ¿alguna muestra? (tirando de jeta). Pues, voy a mirar. Pero, ¿qué edad tiene?Porque tengo pañales de mayores (yo pensando de niños mayores). Ah, pues no se, tiene 6 meses y pesa más de 9 kilos. Ah! pues no. Es que esto al ser una zona de gente mayor, lo que tengo es para personas mayores, no para bebés (¿Me lo podría haber dicho antes?Esto no se lo dije, claro).

    20:35 Acabamos en un supermercado Dia, vestidos de bodorrio (juro que iba subiendo las escaleras mecánicas del lugar e iba pensando esto lo cuento en el blog y nadie me cree). Los zapatos de 4 euros, podrían ser cómodos si no fuera porque con las medias se me salen, así que tengo que llevar los dedos agarrapiñados para hacer fuerza y que no se salgan. Compramos los pañales y ya de paso busco unas plantillas para evitar que al terminar la noche mis dedos estén engangrenados de sujetar los zapatos, no las hay.

    21:00 Salimos en dirección al restaurante. Otra vez tarde. El banquete es a las 21:00.

    21:05 Todo el mundo, incluidos los novios están disfrutando de un cóctel al aire libre. Entramos nosotros. Los aperitivos excelentes. Riquísimo todo.

    21:15 Cena Vega. Aquí, se supone que debería dormirse. Pero ella está en su salsa. Se ríe. Está feliz. Coge las ramas de unas plantas colgantes, tira de ellas, patalea y grita de emoción.

    A partir de aquí, sin horas porque ya he perdido la noción del tiempo (y, no he bebido, bueno, un mojito, pero ya)

    La cena es excelente. Siempre he escuchado quejas de menús en bodas, o yo misma, ha habido cosas que no me han gustado. Sin embargo, en esta, todo ha sido una buena elección.

    Entre el primer y segundo plato, un incidente nupcial. A la novia se le estropea la cremallera del vestido ¡tócate los huevos, manolete! Y, no será porque no luce un tipín, que más quisiera yo. Un improvisado sastre se lo arregla y podemos continuar comiendo.

    Terminamos de cenar. Vega ya está frita en su carrito. Y, la hermana de la novia ha preparado un vídeo chulísimo y muy gracioso para los novios con felicitaciones de familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc (Debido a mi más que vergüenza delante de una cámara, grabé a Vega chillando y balbuceando y puse unos subtítulos traduciendo lo que quería decir para desearles que fueran muy felices).

    Comienza el baile, la barra libre...y, el photocall...¡¡¡Siiiiii!!! Hay photocall con accesorios para disfrazarse y fotografiarnos ¡Qué divertido! Vega huele el fiestón y se despierta sonriente como siempre y ella también se disfraza con pelucas que hasta el encargado del vídeo nos pide que si por favor la pueden grabar.

    No he comentado, que los zapatos han ido fuera desde el momento en el que ha comenzado el baile y me     cascao unas sevillanas sin tener ni zorra idea que ni María del Monte. Idas y venidas al photocall descalza, bailes descalza...¡estamos en familia!

    A las 2:30 decidimos que es una buena hora para volver a casa. La peque, aún sonriendo, tiene los ojitos rojos de sueño y el padre de chiquipiturra se despierta a las 5:45 para trabajar.

    A la salida del restaurante me vuelvo a descalzar, mis pies no pueden más y voy hasta el coche descalza. Dejo los zapatos al lado del carro de Vega. Me dispongo a meterla en la silla, su padre va guardando todas las cosas, me meto en el coche.

    Durante el viaje, me voy deshaciendo el peinado, cuento 26 horquillas ¡qué dolor de melón!Llegamos al garaje, voy a bajar del coche. Conversación todavía más surrealista que la de la farmacia: Gordi, ¿dónde has puesto mis zapatos?¿No los llevas puestos?No, los he dejado al lado del carro. Pues yo no los he cogido. ¡Anda, la madre que me parió, que me he dejado los zapatos en la acera!Subo a casa descalza.

    Meto a Vega en su cama. Llamo a mis amigas. Una de ellas ha aparcado al lado nuestro. Cuando vaya al coche si están mis zapatos que los recojan. Evidentemente, con tanta música no lo escuchan. A las 3:15 me llama una de ellas, ¿estás por allí? si, pero me estoy yendo. Me he dejado los zapatos en la acera. Contestación de mi amiga "Pues esto está lleno de putas"O_O

    Me voy a la cama con la satisfacción de saber que una mujer de la calle hará uso de mis zapatos de 4 euros...








    miércoles, 31 de agosto de 2011

    Una ganga para mí y unas fotos con el mei tai

    Queda muy poco para la boda, tengo todo listo para enfundármelo cuando llegue la hora. Ayer, me acerqué a un centro comercial a comprarme una última cosa que me hacía falta. Me pasé por Primark, no quiero hacer publicidad ni nada por el estilo, pero, es que siempre acabo picando algo, vaya precios. Lo sé, la calidad no es lo más, pero teniendo en cuenta que soy una persona que me pongo unas cuantas veces algo y después se puede quedar en el armario hasta diez años después que me acuerdo y digo "a ver me lo voy a probar", pues cualquier cosa a buen precio es bienvenida.


    Por una vez en mi vida fui realista. Me encantan los zapatos, bueno, el calzado en general, botas altas, botas bajas, zapatos con tacón, sin él. Todo. Me he llegado a comprar zapatos con taconazo a sabiendas de que no me los iba a poner, pero, me encantaban.
    Para la boda, me compré unas sandalias negras muy bonitas, baratas y con un tacón más que considerable, que sabía que me iba a poner un ratito en el banquete y que después me cambiaría a algo más cómodo, las guardaría en el zapatero y "si te he visto, no me acuerdo". Así que, una vez en primark, veo unos zapatitos, menos bonitos con menos tacón, por tanto, menos favorecedores pero más cómodos a 15 euros. Así que, pensé en devolver las sandalias que no me iba a poner nunca y quedarme con estos zapatos que incluso con unos vaqueros me podía poner. Al mirar la suela, veo que están rebajados a 9 €. Ya no hay duda, me los llevo sí o sí. Cuando pago, la pantalla de la caja marca 4 euros ¿¿¿¿¿Perdonaaaaa????.....¿quién no tiene unos zapatos por 4 €?.....llegué a pensar que cuando cruzara el umbral de la puerta de la tienda el señor de seguridad me iba a decir, son gratis, se los puede llevar por la cara...¡qué manera de bajar precios!

    A otra cosa mariposa.....El otro día salimos a pasear con Vega colgada en el mei, estoy encantada con este cachivache. Aunque todavía no he cogido soltura para colgarla, no se me da mal del todo. Pronto llegará el frío y no podremos andar largo y tendido los 3 con Homer, así que el día que tiene libre el padre de chiquipiturra aprovechamos a más no poder. Que conste que no he cortado mi cara para que no se vea ni nada por el estilo. Mi chico que es muy gracioso y, en vez de sacar una foto normal, tira de zoom como si fuera profesional y me corta el gepeto, pa´matarlo la verdad, yo que había hasta sonreído.



    domingo, 28 de agosto de 2011

    Un fallo, una consecuencia

    A punto de salir a dar un paseo.....visto a Vega, me visto yo, su padre anda merodeando por la casa, de vez en cuando se acerca al ordenador, viene a la habitación donde estamos nosotras, se pone la camiseta, se va al baño y continúa vistiéndose...Odio los percheros de detrás de la puerta, pero a pesar de esto, no tengo uno, ni dos, ¡¡tengo tres!! Incongruencias de la vida, lo sé. Siempre están llenos de ropa, casi siempre de papá. Yo no los suelo usar, bueno, ahora tengo colgado el vestido que me pondré en la boda para que no se arrugue, pero poco más.

    Fuera hace algo de fresquete, se nota que agosto va terminando y que el tiempo está como una puta cabra, porque un día estás torrada y otro estás más agusto con una chaquetilla que sin ella.
    Después de 2 meses y medio de verano, tengo la genial idea de poner unos zapatos a Vega, siempre va descalza, por ahora no es fans (homenaje a MdB) del calzado, pero me sabe mal que sus piececitos se queden fríos mientras va colgada en el mei tai. Su padre todavía no lo ha usado y tiene muchas ganas.

    Yo: Papi, échala un vistazo mientras busco los zapatos en su habitación (tengo una bolsa con unos 20 pares casi nuevos que me pasó una amiga)
    Papá: Vale
    Se pone a decirla tonterías para que se ría, ella está encima de nuestra cama.
    La bolsa está en la parte más abajo del armario, yo que nunca he destacado por mi flexibilidad, me cuesta, tiro de ella y ¡zasca! zapatitos de todas las formas y colores dispersos por el suelo. Cojo un par,  voy hacia nuestro dormitorio, se los intento poner, ella encoge los dedos de los pies, no le gustan, no se los puedo poner. Voy a por otros, segundo intento, tres cuarto de lo mismo. Ala, pues a ver cuál la pongo, me vuelvo a la habitación, me pongo a rebuscar entre tanto zapato.

    Yo: Papiiiii, sigue vigilándola
    Papá: Siiiiii (con tono ¡qué pesada eres!)

    De repente escucho el sonido del cepillo de dientes eléctrico, pero como he insistido tanto en que hay que estar muy pendiente de la niña, confío en él y pienso "se estará lavando los dientes mientras mira a chiquipiturra"
    Continúo en la maldita búsqueda y en intentar poner orden, cuando escucho un golpe flojo pero ensordecedor a la vez, el corazón me da un vuelco, literal, sin llegar a nuestro dormitorio se perfectamente lo que ha pasado, mi pequeña llora desconsoladamente, su padre la abraza y a mí me tiemblan las piernas, ¡qué flojera!, la miro y no tiene nada, me entran ganas de llorar, pero no puedo dejar de mirarla, su padre está muy nervioso, y yo más, pero intento poner calma al asunto.

    Después de 15 minutos llorando sin parar, su padre ya no quiere ni mei ni leches, sólo quiere pasear para que la de el aire. Cogemos a Homer y nos vamos los 4, nada más salir, mi pequeña se tranquiliza y empieza a reírse con su padre. A mí se me queda el cuerpo del revés para toda la tarde. Tiene un pequeño chichón en la cabecita. Mientras caminamos intentamos reproducir cómo se había caído, le pregunto si estaba boca abajo o boca arriba cuando la recogió, me intenta explicar y se me revuelve el estómago, casi prefiero no saberlo.
    Nos sentamos en un banco a tomarnos una coca-cola, mientras esperamos a la tía de Vega. Su padre se pone a hacerla cosas con la mano para ver si me ha dejado tonta a la niña (aquí no puedo evitar una carcajada) un chasquido de dedos a un lado, otro al otro, movimiento de dedo en vertical para que lo siga con los ojos. Chiquipiturra mirando a su padre con cara de TúEstásPeorQueYoSinDarteNingúnGolpe.

    El sábado fue su primera caída, tan chiquitita, ¡vaya error más grande tuvimos!...pero creo que hemos aprendido la lección (aunque me hubiera gustado no haberla aprendido así.)
    Antes, los fallos sólo repercutían en nosotros, ahora, debemos pensar bien nuestra forma de actuar...






    viernes, 19 de agosto de 2011

    Revisión, nuevos alimentos y una mejora de look

    La visita al médico para la revisión de los 6 meses ha transcurrido muy bien. Vega pesa 8,440 Kg y mide 70 cm. Tema percentil, ni puñetera idea. La enfermera me ha dicho : de estatura, sigue por encima de la media. De peso, está en la media y en cuanto al tamaño del melón está dentro de la normalidad.
    Toda una tranquilidad, porque, os parecerá una tontería, pero una de mis mayores obsesiones maternoesquizofrenicas  es la forma de la cabeza. Recuerdo a un vecino de mi madre, un bebé al que le colocaron un casco y no se por qué me entró un miedo, que cada vez que veía a Vega apoyando su cabeza siempre en la misma postura, yo la tronchaba el cuello para que mirara hacia un lado.

    Nos han explicado la nueva alimentación...cereales con gluten, fruta, añadir nuevas verduras, carnes, el tema de los huevos y las alergias, etc. Ya hasta el año, no habrá nueva cita con el pediatra. También ha recibido un pinchacito, en un principio ha puesto una mueca de dolor que casi acaba en llanto, pero, allí estaba su papi, para acercarse, mirarla y decirla unas palabras bonitas que la han hecho sentirse protegida de tal manera que ha soltado una sonrisa y se ha olvidado de la vacuna.

    Después el padre de chiquipiturra se ha tenido que ir a trabajar, así que, hemos cogido los bártulos y hemos ido a ver a los abuelos. Mis padres tienen un bar pequeño, hemos comido allí y a los abus se les ha caído la baba durante un rato.
    No se cómo, he acabado en la peluquería. Bueno, sí se cómo. Mi idea inicial era ir a un bazar y comprar una de estas bolsas isotérmicas para guardar la comida de Vega cuando salgamos fuera de casa, a lo lejos he divisado una peluquería, me he acercado, he mirado a través del cristal: la decoración, el peinado de las peluqueras, los precios, todo, porque yo no me fío de cualquiera. Me ha dado buena espina y he preguntado si tenían un hueco, la chica me ha dicho que sí, así que, he vuelto al bar de mis padres, he dejado a Vega al cuidado de mi madre y he corrido rauda y veloz hacia la pelu.
    Antes de quedarme embarazada cambiaba de look todos los meses. Para mí es muy importante el pelo, un buen corte y un color bonito mejora el aspecto de cualquiera. A mí me suben el ánimo estos cambios. Pero últimamente me había abandonado de una manera que pa´qué...llevaba un pelo maruja que ni la campos, así que, corte para dar forma y tinte al canto. Ya me voy preparando para la boda que tengo en un par de semanas.
    He tardado una hora en total y ¡¡he echado de menos a Vega!!....en mi cabeza rondaba de todo ¿estará llorando?¿se habrá dormido un rato?¿estará agusto?...vamos, que si me lo dicen a mí hace un par de años, que me iba a volver chocha perdida con un bebé, no lo hubiera creído jamás...así que he aprendido a ponerme un punto en la boca y a no decir de este agua no beberé.








    martes, 16 de agosto de 2011

    Un camping, una croquetilla en la playa y un mei tai.

    Ohhhhh......ya estoy de vuelta....han sido unos días estupendos...nos lo hemos pasado fenomenal. El jueves de madrugada salimos camino de Guardamar del Segura, Vega se pegó todo el viaje dormida. Llegamos al camping y a montar la tienda ¡Qué calor!....las chicas nos fuimos a la piscina mientras dábamos de comer a las peques y los chicos montaron la tienda.

    Básicamente, nos hemos tirado 5 días en remojo como garbancitos a la espera de puchero. La piscina del camping estaba genial tanto para los niños como para los mayores. Tenía toboganes, hipopótamos, cocodrilos y barra en el agua. El viernes llegaron el resto de amigos. Esa noche dormimos 8 personas y 3 niños dentro de la tienda. Por la noche hacía un biruji importante, así que no hemos pasado calor dentro de la chabola. A partir de las 9:30 ya empezaba a sentirse el sol. Yo era la que más madrugaba, bueno Vega era la que más madrugaba. Ella duerme muy bien toda la noche pero en cuanto entra un rayito de luz sube la cabeza y empieza a charlar de una manera exagerada, así que, para no despertar al personal, la cogía y nos salíamos a dar un paseo por todo el camping.
    Claro, que una hora más tarde ella estaba que se caía de sueño y se quedaba frita sin importarle los rayos de sol.
    Por las noches salíamos a pasear al centro del pueblo, y allí había muchas cosas que me recordaban todos los veranos en Santa Pola de mi infancia y adolescencia...los puestos hippies, el olor a jazmín, las terracitas, el ambiente playero nocturno, los gofres de chocolate ÑamÑam...


    El domingo fuimos a la playa, Vega se lo pasó pipa, se chuperreteaba la boca por el agua salada ¡qué graciosa! Nos quedamos dormidas juntas en la toalla, ella acaparando toda la sombrilla y yo bajo el sol. Cuando desperté parecía mugutu ¿os he dicho alguna vez la facilidad que tengo de ponerme negra?...Y, ella acabó como una croqueta, rebozada de arena por todo el cuerpo, pero feliz de la vida. La sentábamos en la orilla y cogía puñaditos de arena para llevárselos ¿a la boca? "No, hija, no...eso no se come"


    Para ser la primera vez que íbamos en el carro ha sido estupenda la experiencia. El camping estaba muy bien, tenía animación infantil, sala de juegos con parque de bolas para los pequeñines, los servicios estaban limpios, tenían bañera de bebés, así que, la estancia ha sido comodísima y sin ningún percance.

    Hoy hemos empezado con el puré. No ha comido demasiado, pero la verdad es que lleva un mesecillo que no come bien, será el calor. No es algo que me preocupe exageradamente. El jueves tengo revisión de los 6 meses y se lo comentaré, pero vamos, estoy segura que come lo que necesita y si no quiere más es porque no necesita más.

    Por cierto, ya tengo mi mei tai, ¡¡¡es precioso!!!....prometo hacer una fotito de espaldas y colgarla para que lo veáis. Yo estoy muy contenta.

    A la espera de que lleguen las verdaderas vacaciones en septiembre, seguiré por estos lares.





    martes, 9 de agosto de 2011

    Un poquito de por favor

    ¡Orden!...No quiero dejarme nada en el tintero antes de irme unos días a chapotear, cual sirena, en el mar mediterráneo.

    .- Primero

    Agradecer a Drew el "Premio persona reversible" creado por Gema para personas bellas por dentro y por fuera. Esto me ha recordado un refrán que utilizaba mucho en mi adolescencia, o mejor dicho, edad del pavo para describir a mis amigas cuando nos arreglábamos para salir. Como ellas eran más tardonas que yo, había que dar el pistoletazo de salida con "Eres tan bella como el culo de una camella", y así dejaban de acicalarse. Así que, muchas gracias, por subirme la moral. ¡¡Tú si que eres bella, por dentro, por fuera, por un lado y por el otro!!




    .- Segundo

    Irene de Mistortuguitas me ha invitado a Topao 7. Es un juego en el que debes hacer un repaso de tus entradas y luego invitar a otros 7 blogs.

    ¡Guau! No es fácil, ¿eh?..me ha costado casi más que responder el cuestionario de las 19 preguntas. Como veis, todavía no se me olvida.

    .- Tercero

     Agradecer a Madi y Fernando el hecho de que me hayan dado dos premios, como ya los tenía, no los publico, pero me han hecho mucha ilusión. Aunque parezca pesada, nunca imaginé que mi blog lo leyera alguien y mucho menos que me dieran premios.

    .- Cuarto

    El jueves estaremos en el camping dispuestos a vivir nuestra primera experiencia con el carro tienda que nos compramos. A nosotros se unirán 6 amigos más con 2 niños...¡comuna hippie total, risas aseguradas! A la vuelta prometo contar absolutamente todo con pelos y señales.

    .- Quinto

    Espero que no se me olvide nada.

    .- Sexto

    ¿Alguna vez os he dicho que me comería a Vega con papas? Cada vez es más risueña, ríe con más carcajadas, se abalanza sobre mí para ¿intentar morderme?, a mí se me caen las bragas, por supuesto. El viernes es su sexto cumplemes, a la vuelta empezaré con purés de verdura, a ver cómo se nos da. 

    .- Séptimo

    Pasad un buen puente....¡a la vuelta nos leemos!

    .- Octavo

    Casi se me pira y no paso el premio ni el topao 7

    El premio se lo paso a:
    Por fin yo misma
    Ana de Creciendo con David
    Elena de Educando a cuatro
    Paula de Mama de una monita

    El juego del topao 7, que lo haga quien quiera de los que me leéis. Es bonito, porque hacéis un recordatorio de vuestras entradas y resulta entrañable releer algunas....así que, el que quiera, os animo a jugar!


    viernes, 5 de agosto de 2011

    Quiero portear pero tengo la picha hecha un lío

    Desde que nació Vega, la he cogido en brazos lo que me ha dado la gana y más. He pasado de todos los comentarios absurdos acerca de malacostumbrarla y he hecho lo que me apetecía. Incluso sus primeros meses la dormía en mis brazos porque me encantaba. Ahora se duerme solita y a la gente que me decía "Uy, dormirla en brazos, estás haciendo muy mal, te vas a tirar así toda la vida"...les diría:

    1º) sí, claro...con 20 años mi hija me va a preferir a mí para dormir que a un maromo güenorro.


    2º) ¡mirad, mirad...como la he malacostumbrado se duerme sola sin problema en su cuna! No hay llantos y si los hay, me acerco, la ayudo a tomar posición o ponerle el chupe y SanSeAcabó

    ¡Qué gente más ignorante, de verdad!

    Lo dicho, durante el día, la dejo en su hamaquita mientras hago cosas en la casa pero si se queja, de inmediato la cojo...así que, después de tanto tiempo con ella encima, mi espalda se está empezando a resentir y mucho...por tanto, creo que la mejor solución será portear a Vega.

    Claro, aquí viene el dilema universal, que no diluvio universal. Me he puesto a mirar, remirar, requetemirar y hay un montón de cosas...una que no entiende, ni tiene a nadie cerca que portee y te deje probar alguno de los métodos o te aconseje, pues tiro de amigas blogueras que se, que muchas sí que lo hacéis y tenéis experiencia.....
    Me han aconsejado que fulares no, por el tema complicado de liar y liar para una que no tiene experiencia. Y, la verdad que reconozco, que como algo me resulte engorroso, lo meto en el armario. Y, gastarme dinero así, me joroba.
    Aunque, el tema fular me mola un montón, lo dejo para las expertas. A no ser que me digáis que es facilísimo de poner.

    Entonces...¿mochila ergonómica tipo manduca o boba?....los mei tai también me gustan, pero ¿son más incómodos que las mochilas?...¿cuál aguanta mejor el peso sin acabar como chiquito de la calzada?....¿cuál es el más cómodo para el niño?....Lo dicho, tengo la picha hecha un lío.

    Gracias y que tengáis buen fin de semana!!!

    domingo, 31 de julio de 2011

    Un querer y no poder

    Pues sí...yo lo intento, pero me he dado cuenta que no puedo. A no ser que esté fuera y no tenga a mi alcance un ordenador, no puedo desconectar. Esto es peor que hacer dieta, leñe...menos mal que leer no engorda.
    Se duerme chiquipiturra y podría limpiar la casa, poner lavadoras, planchar...¿qué hago realmente?abrir el ordenador, ir al blog, mirar la lista de blogs con últimas entradas, ir a cada uno de ellos, comentar.....me tenéis totalmente enganchada......es como cuando en el embarazo te prohiben comer embutidos y una que no es de comer mucho este tipo de alimentos, desea con todas sus fuerzas comerse un trozo de salchichón...

    Y claro, una decide leer pero no escribir, así que se empapa todos los blogs a los que sigue habitualmente y con los que disfruta y aprende, se encuentra con dos premios más. Ya no quepo en mí. Así que, se ve en la necesidad de volver a escribir, para agradecer un millón de veces a tod@s los que pensáis en este blog para otorgar premios, ¡de verdad, estoy alucinada!

    Son premios muy especiales que vienen de la mano de personas muy especiales. Además, las preguntas son maravillosas...

    El primero me lo concede Ana de Creciendo con David. La pregunta que he de contestar es ¿Te consideras una mami consciente? ¿Que significado tiene para ti esta denominación?

    He asumido mi rol de madre de la mejor manera que he sabido, no se si mi posición será acertada o no, pero sí tengo claro que soy responsable y consciente de este trabajo a tiempo completo que implica ser mami y que no hay ninguna remuneración material que valga más que la sonrisa de Vega.

    Para mí, una madre consciente, es aquella que se implica en el cuidado emocional, educativo y personal de su hij@, conociendo y respetando sus ritmos y sus necesidades. Con mucho amor, muchas sonrisas y buenas palabras cada día.

    Se lo tengo que pasar a 5 blogs, que son los siguientes:

    - Bel de Una mami en la red.
    - Bren de Amor ser mamá
    - Rachel de Como ser madre y no morir en el intento
    - Silvia de Ser madre toda una aventura
    - Esther de Mi princesa de 28 semanas

    Ni que decir tiene, que todas me parecen unas madres fabulosas y por eso se merecen este premio.

    El segundo me lo concede Drew de viviendo en mi nube azul. El premio es un cuadro del marido de Erna, un blog que descubrí hace poco y fue todo un descubrimiento.
    Las preguntas que hay que contestar son las siguientes:


    1. Una canción que te emocione y la razón 
    Hay muchas canciones que me gustan y me traen buenos recuerdos. Una simple canción del verano, de estas horteras, puede conseguir que mi cabeza retroceda X años, revivir momentos felices y hacer que me emocione. Sin embargo, esta canción la escucho y se me ponen los pelos de punta. Era la canción que ponía a Vega durante el embarazo. Me encantaría que algún día mi chiquipiturra fuese capaz de tocar esta melodía con un piano. Eso me llenaría de alegría y emoción. Vamos, que me caería de culo.



    Pertenece a la banda sonora de Amelié...sobran las palabras...

    2. País donde te gustaría vivir si pudieras elegir y por qué.

    Ya lo he dicho en más de una ocasión, me encanta viajar, conocer nuevas culturas y vivir en diferentes países. Cualquier lugar del planeta sería perfecto.....si mañana mismo me dijeran tienes trabajo en Changchun, haría las maletas, cogería a mi chiquipiturra y a su padre y allá que me iba.

    3. Cómo te describirías en 5 adjetivos.

    Caprichosa, responsable, atrevida, sincera y exigente conmigo misma.

    4. ¿Alguna vez alguien te contó como sería tu futuro?

    No. Además no creo en la gente que ve el futuro. ¿Se supone que somos todos iguales, no?Si yo no conozco tu futuro, tú no conoces mí futuro.

    5. Un objeto importante para ti y por qué.

    Ahora mismo no recuerdo nada especial, así que supongo que no tengo ningún objeto importante. Tengo muchas cosas hechas a mano de mi abuela materna, el día que falte seguro que se convertirán en un tesoro para mí.

    6. Tu perfume preferido

    Fuel for life unlimited. Diesel.

    7. ¿De dónde crees que viene la suerte?

    Creo que la suerte se la busca cada uno. Si es verdad, que a veces ocurren cosas inesperadas y negativas, que a ninguno nos gustaría vivir en nuestras propias carnes, pero estas barreras forman parte de nosotros y nos hacen ver el lado positivo de las cosas, si sientes, estás vivo. Y, eso es toda una suerte. Hay que aprovechar nuestra estancia en este mundo, con suerte o sin ella, hay que intentar ser feliz y hacer feliz a quienes nos rodean. 

    Este premio hay que pasárselo a 7 blogs, así que, allá vamos:

    - Lola de loli-flautica
    - Maria de Mi pequeño koala

    Que rule!!!!!!